CUATRO CLAVES PARA OÍR LA VOZ DE DIOS

CUATRO CLAVES PARA OÍR LA VOZ DE DIOS

Autor: sacerdote Angel peña

Adaptación y resumen: JORGE EDGARDO OPORTUS ROMERO

oracion.jpg

La época en la que vivimos está tan íntimamente ligada A LA RAZÓN y el ANÁLISIS, que casi nos burlamos cuando escuchamos a alguien decir que es capaz de oír la voz de Dios; sin embargo, no nos mofamos, debido a varias razones:

  • Primero, hombres y mujeres en La Biblia escucharon la voz de Dios.

  • Algunos hombres y mujeres nacidos después de Cristo han demostrado que escuchan la voz de Dios.

Uno como cristiano y que cree en que La Biblia es la palabra de Dios, puede luchar por muchos años intentar escuchar la voz de Dios pero, lamentablemente, sin obtener éxito deseado. Uno puede orar, ayunar, estudiar La Biblia y tratar de escuchar Su voz, pero no sirve de mucho. ¡No hay ninguna voz interior que se pueda oír!

Entonces, qué podemos hacer para tener un diálogo expedito con nuestro Creador?. Cómo yo que siendo hijo de Dios puedo escucharlo?. Es que acaso un padre bueno no le habla a sus hijos?. Es que estamos llenos de pecados desde la punta de los pies y hasta la coronilla que no seamos dignos de escuchar las palabras del Padre?. Qué pasa que no escucho de Él ni siquiera un murmullo?. Acaso Dios habla solamente a los santos.?.

Nada de eso, lo que pasa -pienso-  es que nuestra comunicación no es es la adecuada. Posiblemente pedimos y pedimos para nuestro provecho personal y no pedimos. Eso no es saber pedir. Ante que nada debemos pedir al Padre que nos permita vivir en espiritualidad, en comunión con Él viviendo día a día Sus Mandamientos. Los asuntos de naturaleza humana, de la carne, serán suplidos por añadidura.

Hay muchos claustros llenos de monjas que han elegido una vida de retiro espiritual alejadas de la sociedad. Por qué? Para qué?. Ellas pasan su vida orando por la humanidad, por los pecadores, por el mundo entero y no está mal. La misma Biblia dice que debemos orar por nuestros hermanos. Pedro y Pablo pidieron a sus congregaciones que oraran por ellos.

Entonces será que, para escuchar la Voz de Dios se logra haciendo oraciones?. Claro, es ahí la clave del éxito. Orando se llega a Dios. Orando se escucha con los oidos del alma la voz de Dios.

Por eso, no dejes nunca tu oración personal por muy cansado que estés y, dado que la escucha de la Voz de Dios es una conquista personal y un regalo de Dios, debes pedirla todos los días. Dile todos los días: “Señor, háblame”. Y pide a todos los que puedas que te ayuden con sus oraciones por “una intención especial”. Así podrás obtener muchas bendiciones, porque otros muchos te encomiendan en sus oraciones. No necesitas entrar a un convento o hacer grandes penitencias o grandes obras para escuchar la Voz de Dios. Basta que cumplas fielmente tus obligaciones de cada día con amor y en constante oración.

Al no poder escuchar la Voz de Dios a pesar del esfuerzo, muchas veces uno se da por vencido y se entrega a la vida en el mundo (vida mundana). Si ya te cansaste y quieres tirar todo por la borda, pide a tus amistades mas cercanas, de aquellas que tengan una vida de entrega a Dios que oren por tí. También es de muchísima ayuda asistir a grupos que practican la oración carismática. (Ignacio Larrañaga recomienda la oración carismática en su libro: “Muéstrame Tu Rostro”. Quizá después de un tiempo ya te has olvidado de lo que has pedido a tus hermanas y hermanos, no importa, Dios no olvida y Él toma en serio las oración; y, sin darte cuenta, poco a poco, escucharás a Dios que te habla adquiriendo fe o recuperando la fe y el deseo de orar.

La oración es amor y, si no hay comunicación personal con Dios, aunque hayamos estado “en oración”, hemos estado “sin oración” y sin amor, con el alma vacía. Si no oramos, porque no tenemos tiempo o por lo que sea, ¿qué podemos esperar? . Debes hacer de tu vida una continua oración y no sólo en los tiempos establecidos, porque toda la vida debe ser un acto continuo de amor a Dios.

Un obispo peruano escribe en uno de sus libros que el Señor le enseñó cuatro claves que abrieron la puerta para una oración de dos direcciones. Descubrió que no solo le funcionaba al él, sino que también le ha funcionado a muchos miles de creyentes que han aprendido a usarlas; dice: “estas claves han proporcionado una tremenda intimidad a su experiencia cristiana y han transformado su manera de vivir”.

Esto mismo le ocurrirá a usted también a medida que busque a Dios utilizando las cuatro claves siguientes, que se hallan en Habacuc 2:1-2. Quiero animarte a que lea este pasaje de la Biblia antes de continuar.

Me ubicaré en mi torre de vigía y me pondré de pié sobre mi almena para ver si diviso su respuesta, lo que él va a contestar a mi pregunta. Entonces Yavé me respondió diciendo: Escribe la visión, anótala en tablillas, para que pueda leerse de corrido”.

Interpretación personal acerca de Habacuc

  1. Buscaré un lugar apartado de distracciones para orar a Dios, es decir para hablar con él.

  2. Para ver si escucho lo que él me va a decir en relación a lo que yo le preguto.

  3. Dios le respondió y dijo: Escribe la visión, anótala en tablillas, para que se practique lo que te he dicho.

Muy claro está que, a traves de la oración Dios nos escucha y nos responde. Pero cómo nos responde: Veamos.

Clave nº 1: La voz de Dios en nuestro corazón suena como un flujo de pensamientos espontáneos; por lo tanto, cuando sintonizo con Dios, sintonizo con la espontaneidad. Habacuc conocía el sonido de la voz de Dios, y también Elías la describió como una voz tranquila y suave (I Reyes 19:12). “... después del fuego, se sintió un murmullo de una suave brisa. Cuando Elías la oyó, se cubrió el rostro con el manto, salió y se mantuvo a la entrada de la caverna. Entonces se ollo una voz ¿Elías, qué haces aquí?”

Escuchando-la-voz-de-Dios.jpg


Generalmente uno siempre quiere escuchar una voz audible, sin embargo, comprobado está que, para la mayoría de nosotros, la mayor parte de las veces la voz interior de Dios nos viene en forma de pensamientos espontáneos, visiones, sentimientos o impresiones. Por ejemplo, ¿no hemos tenido todos nosotros la experiencia de estar haciendo las labores de hogar y pensar que debemos orar por cierta persona?. En general, reconocemos que eso es la voz de Dios que nos llama a orar por ese individuo.

Mis preguntas para ti son:

  1. ¿Cómo sonaba la voz de Dios cuando hacías las labores de hogar?

  2. ¿Era una voz audible o era un pensamiento espontáneo que surgió en su mente?

La mayoría de ustedes diría que la voz de Dios les llegó como un pensamiento espontáneo.

Puedes decirte:

  1. "Quizá cuando estoy a la escucha de la voz de Dios, debería estar escuchando un flujo de pensamientos espontáneos.

  2. Quizá la comunicación en el espíritu se recibe en forma de pensamientos espontáneos, impresiones, sentimientos y visiones.

Cuando estás tranquilamente delante de Dios orando, descubrirás que el flujo de pensamientos que llega a tu mente viene, definitivamente de Dios.

He dicho (y marco con negrita) que se puede escuchar la voz de Dios cuando se está conversando (orando) con él PADRE TRANQUILAMENTE. Para estar tranquilo en oración se requiere de un orden interno como externo puesto que “Jehová es un Dios de orden” También es requisitio cumplir con ciertas reglas  de oración.

Busca el silencio y evita el ruido.

Parece que en muchos hogares, ha hecho entrada triunfal el ruido. Se evita a toda costa el silencio y se llenan los tiempos libres con el televisor o la conversación  sin aporte espiritual, cultural, intelectual.... Muchos huyen del silencio como de un demonio. Y así nunca tienen tiempo para leer, para pensar o para orar.

Lewis en uno de sus libros habla de un experimentado diablo del infierno que dice: "Queremos hacer del Universo un continuo ruido. Hemos hecho grandes progresos en este sentido. El ruido nos defiende de los estúpidos remordimientos y de los deseos de grandes cosas, que así parecen inalcanzables”. Esto lo escribió en 1947, pero todavía parece tener actualidad. Por eso, tú evita las conversaciones inútiles o ruidosas, evita la música estridente, evita perder el tiempo y busca el silencio para pensar y orar. Busca a Dios en el silencio. Dios es amigo del silencio.

Clave nº 2: Debo aprender a aquietar mis propios pensamientos y emociones, para así poder sentir el flujo de pensamientos y emociones de Dios dentro de mí.

Habacuc sabía que para poder oír los pensamientos interiores espontáneos y suaves de Dios, primero él tenía que ir a un lugar tranquilo y aquietar sus propios pensamientos y emociones. De la misma manera, el Salmo 46:10 nos anima a que estemos tranquilos y conozcamos que Él es Dios. Dice así: “... Pon fin a la guerra en todo el país, rompe el arco y en dos partes la lanza y consume los carros en el fuego. Paren y reconozcan que soy Dios muy por encima de los pueblos y muy alto sobre la tierra”.

Qué nos dice este salmo?: Para comunicarse con Dios y escuchar así Su voz, es necesario estar tranquilo, sereno, relajado, con disposición a escuchar la respuesta a lo que yo comunico en mi oración.

Dice Dios:

  • Paren, es decir, dejen de hacer todo lo que están haciendo para hablar conmigo.

  • Paren de pensar en los problemas de la vida diaria, de pensar en el mañana pues el mañana traerá su oficio, su tarea y sus problemas.

  • Paren, dejen de pensar en eposo, esposa, hijos, familia, vecinos, amigos y enemigos.

  • Paren (detengan) su mente de pensar en el mundo y sólo piensen en DIOS QUE ESTÁ Y ES POR ENCIMA DE TODO.

Existe un profundo conocimiento interior (flujo espontáneo) en nuestro espíritu que cada uno de nosotros puede experimentar cuando aquietamos nuestra carne y nuestra mente.

Hay varias maneras sencillas de aquietarse y estar dispuesto a recibir el flujo espontáneo de Dios.

  1. Amar a Dios mediante una canción tranquila de adoración es uno de los medios más efectivos (ver II Reyes 3:15).

  2. A medida que tengo paz (mis pensamientos, voluntad y sentimientos) y descanso delante de Dios, soy consciente del fluir divino.

  3. Si me vienen pensamientos acerca de cosas que haya olvidado que tengo que hacer, las escribo en un papel y no pienso más en ellas.

  4. Si vienen a mi mente pensamientos de culpabilidad o de indignidad, me arrepiento profundamente, recibo el lavamiento de la sangre del Cordero, y me visto de su manto de justicia, viéndome a mí mismo sin mancha delante de la presencia de Dios (Isa. 61:10; Colo. 1:22).

Isaias 61: 10. “Si falta me alborozaré en Jehová. Mi alma estará gozosa en mi Dios, porque me ha vestido con las prendas de vestir de la salvación...”

Colosenses 1:22. “...él ahora los ha reconciliado de nuevo por medio del cuerpo carnal de aquel mediante su muerte, para presentarlos santos y sin tachas”.

Cuando fijo mi mirada en Jesús, y estoy tranquilo en su presencia compartiendo con Él lo que hay en mi corazón, de esta manera, el diálogo en ambas direcciones comienza a fluir; los pensamientos espontáneos comienzan a fluir desde el trono de Dios hasta mi corazón, y me encuentro realmente conversando con el Rey de reyes.

Es muy importante que te aquietes y se concentre de manera adecuada para poder recibir la palabra pura de Dios. Si no estás tranquilo, concentrado en Jesús adecuadamente, recibirás un flujo impuro, es decir una respuesta imaginativa de acuerdo a lo tengas puesta tu mirada. La clave es concentrarse en Jesús, pedirle que venga a sentarse a nuestro lado, imaginárselo sentado al lado de tu cama por ejemplo y, estando Él allí, empezar a hablarle, a contarle todas tus cosas. No te guardes nada pues el ya todo lo conoce y no lo puedes engañar.

Cuando hayas terminado de contarle tus cosas -alegrías, penas, preocupaciones, enfermedades, etc-. pídele que te responda. Ya verás como escucharás su voz y Él y te va a dar las respuestas a todas tus interrogantes.

En síntesis: Si fijas tus ojos en Jesús, todos tus pensamientos vendran de Jesús; si fijas tus ojos sobre algún deseo de tu corazón, tus pensamientos vendran de ese deseo y no de Jesús. Para poder tener un fluir puro, antes que nada debes aquietarte y después, debe fijar tus ojos en Jesús. De nuevo reitero que la adoración debe ser tranquila al Rey y después viene el recibir desde esa tranquilidad su voz.

Esta segunda clave, mas las dos que vienen a continuación te va a permitir estar ya muy cerquita escuchar la VOZ DE DIOS.

Clave nº 3 – Cuando oro, fijo los ojos de mi corazón en Jesús, viendo en el espíritu los sueños y visiones del Dios Todopoderoso.


3baf760134f3887dd9bbbb54f2e7d206.jpg

Habacuc dijo: "Sobre mi guarda estaré," y Dios dijo: "escribe la visión" (Habacuc 2:1,2). Es muy interesante que Habacuc realmente iba a comenzar a buscar visión a medida que oraba; iba a abrir los ojos de su corazón y mirar en el mundo espiritual para ver lo que Dios quisiera mostrarle. Esta es una idea intrigante.

Yo nunca había pensado en abrir los ojos de mi corazón y buscar visión; sin embargo, cuanto más pensaba en ello, más me daba cuenta que eso era exactamente lo que Dios quería que yo hiciera. Él me ha dado ojos en el corazón, que debo usar para ver en el mundo espiritual la visión y movimiento del Dios Todopoderoso. Creo que hay un mundo espiritual activo funcionando a nuestro  rededor, y ese mundo está lleno de ángeles y demonios. Obviamente que también en este mundo espiritual se encuentra el Espíritu Santo, el Dios omnipresente, y su Hijo omnipresente, Jesucristo. No hay ninguna razón que me impida ver ese mundo aparte de mi cultura racional, que me dice que no crea ni siquiera que existe y que no me da ningún tipo de instrucción sobre cómo llegar a abrirme para ver ese mundo espiritual.

Nota: Por cultura racional me refiero a usar mi intelecto racional para explicarme la inmencidad de Dios. A Dios no se encuentra usando la razón sino por fe y la fe se logra pidiendole al Espíritu Santo que nos la de como un regalo. La fe se logra en oración continua, con rodilla en tierra como decía un amigo chillanejo y, después de mucha oración, se recibe como un regalo. Si Dios no quiere darme la fe, no la voy a tener, así de simple. Sólo se recibe por gracia, como regalo y para recibirla debes ser merecedora de ella. Es lo mismo que si tu das un regalo a una persona, se lo das porque te nace desde lo mas profundo de tu alma pues esa persona es merecedora de tu obsequio. Sí o no?. Bueno, entoces se merecedor de recibir el obsequio y, para serlo, es necesario, imperioso y obligatorio ser constante en la oración. Esta es una lucha constante y ardua.

El prerrequisito más obvio para ver es mirar. Daniel estaba viendo una visión en su mente y dijo: "Miraba yo... estuve mirando... miraba yo" (Daniel 7:2-9,13). Ahora, cuando tu ores, mira a Jesús que está presente contigo y  observolo cuando te hable. Jesús es Emmanuel, Dios con nosotros (Mateo 1:23) y es así de sencillo; verás una visión interior espontánea de manera similar a cuando recibes pensamientos interiores espontáneos. Podrá ver a Cristo presente contigo en un ambiente tranquilo, porque Cristo está presente contigo en un ambiente tranquilo; en realidad, probablemente descubras que la visión interior llega tan fácilmente que tenderás a rechazarla, pensando que es algo que viene de tí mismo. (La duda es el arma más eficaz de Satanás contra la Iglesia). Sin embargo, si persistes y escribe esas visiones, la fe enseguida vencerá a la duda a medida que reconozcas que el contenido de esas visiones solo pudo haber nacido en Dios Todopoderoso.

Dios continuamente se revelaba a su pueblo del pacto usando sueños y visiones. Él ha dicho que ya que el Espíritu Santo fue derramado en nosotros y ahora solo nos deberíamos esperar recibir un fluir continuo de sueños y visiones (Hech 2:1-4, 17).

Jesús, nuestro ejemplo perfecto, demostró esta capacidad de vivir de un contacto continuo con el Dios Todopoderoso; Él dijo que no hacía nada por iniciativa propia, sino solo lo que veía hacer al Padre y lo que oía decir al Padre (Juan 5:19,20,30). ¡Qué manera de vivir tan increíble!

¿Es en realidad posible que nosotros vivamos de la iniciativa divina, tal como Jesús lo hizo? Uno de los principales propósitos de la muerte y resurrección de Jesús fue que el velo fuera rasgado de arriba abajo, dándonos acceso a la misma presencia de Dios, y se nos manda que nos acerquemos (Lucas 23:45; Hebreos 10:19-22). Por lo tanto, incluso aunque lo que estoy describiendo parezca un poco inusual para una cultura del siglo veintiuno, está demostrado y se describe como una enseñanza y experiencia bíblica central. Es tiempo de restaurar a la Iglesia todo lo que le pertenece a ella.

Clave nº 4 – Tener un diario, escribir nuestras oraciones y las respuestas de Dios, proporciona una nueva y gran libertad para oír la voz de Dios.

escribiendo.jpg

Dios le dijo a Habacuc que escribiera la visión y la declarase en tablas... Fijate que nunca se me había pasado por la mente escribir mis oraciones y las respuestas de Dios, tal como lo hizo Habacuc por mandato de Dios. Si comienzas a buscar en la Escritura esta idea, hallará cientos de capítulos que la demuestran (Salmos, muchos de los profetas, Apocalipsis). ¿Por qué, entonces, yo nunca había pensado en ello?

Llamé a este proceso "llevar un diario" y comencé a experimentar con él; descubrí que es fabuloso para facilitarnos el poder distinguir claramente la voz interior de Dios, el flujo espontáneo, porque a medida que escribía, era capaz de escribir en fe durante largos periodos de tiempo, sencillamente creyendo que era Dios quien me hablaba. No tenía que estar probándolo a medida que lo iba recibiendo porque sabía que cuando el fluir finalizara yo podría volver a mirarlo y entonces probarlo y examinarlo detenidamente, asegurándome que estaba en línea con las Escrituras.

Quedarás maravillado cuando intente escribir un diario; al principio puede estorbarte la duda, pero deséchela, recordándote a ti mismo que es un concepto bíblico y que Dios está presente, hablando a sus hijos. No te tome a ti mismo demasiado en serio, pues cuando lo hace, estarás tenso y se pondrá en el camino del mover del Espíritu Santo; cuando cesamos en nuestra labor y entramos en el reposo de Dios es cuando Él es libre para fluir (Hebreos 4.10). Por lo tanto, sonría, siéntese cómodamente, tome lápiz y papel, y vuelva su atención hacia Dios en adoración y alabanza, buscando su rostro.

Hazle preguntas:

A medida que vayas escribiendo tus preguntas para Dios y comiences a aquietarte fijando tu mirada en Jesús, que está presente contigo, de repente tendrás un pensamiento muy positivo en respuesta a tu pregunta. No dudes de él, simplemente escríbelo y más tarde, cuando leas tu diario, serás bendecido al descubrir que estás realmente dialogando con Dios.

Epílogo:

Nunca dejes la oración. Trabajar y trabajar por el Señor sin oración, es la herejía de la acción. Muchos sacerdotes y religiosas han abandonado su vocación, porque decían: “Todo lo que hago es oración, todo el día estoy hablando de Dios, todo lo que hago es para Dios”. Pero una cosa muy distinta es hablar de Dios y otra es hablar con Dios. No tener tiempo para orar, es no tener tiempo para amar; y sin amor y sin oración, la vida está vacía.

Algunas notas finales de suma importancia

Nadie debería intentar hacer esto (escribir el diario) sin antes haber leído y estudiado, al menos, el Nuevo Testamento (ojalá, toda La Biblia).

(Hay personas que han creido escuchar la voz de Dios y que Él le ha dado alguna orden en especial como matar a otro por ejemplo. Ellos son los fanáticos fundamentalistas, no solo musulmanes sino católicos y protestantes que en guerras se han matado por años). Ejemplos:

  • Irlanda, 40 años de guerra entre protestantes y católicos.

  • Las Cruzadas, cuyo objetivo era rescatar la Tierra Santa en manos de los musulmanes.

  • La inquisición, tribunal de justicia eclesístico que castigaba con duras penas a todos aquellos que cometían graves pecados conta la fe católica

  • Gueras cristianas en europa durante los siglos XV,XVI,XVII.

Jorge E. Oportus Romero.

Este documento lo he recibido de parte de un obispo peruano. Lo he resumido y adaptado a nuestro diario vivir usando un lenguaje algo mas facil para obtener un mayor o mejor  entendimiento y nos sea así de provecho en nuestro andar por la vida. He suprimido (sin cambiar el contexto) algunos puntos con objeto sea de utilidad a católicos como evangélicos, y cristianos en general.

|

Comentarios

Bello, la verdad muy atinado. Me encantó, Muchas gracias. Dios te bendiga.

Responder

Gracias, me ha gustado mucho el escrito y que Dios te vendiga.

Responder

Gracias, yo estaba perdiendo la fe, y como catolico deje de creer en dios por un tiempo y ahora se como hablarle.

Responder

gracias dios te bendice, debemos dejar claro que Jesucristo es el único camino JUAN 14:6 que no lo debemos dividir en religiones o en sectas, que no lo debemos adaptar a nuestro entendimiento debemos buscar entender su palabra que palabra viva y que es vida...amen

Responder

la verdad muy bueno jamas lo e visto d esta manera a la oracion el estar en quietud el hablar d DIOS,muy bueno!!!!gracias x darlo a conocer,DIOS lo bendiga mucho!!!!!

Responder

GRACIAS POR TU PALABRAS CLARA, BENDICIONES PARA TI Y TU FAMILIA.

Responder

mandenme el capitulo donde dice que en el momento que yo deseo algo dios mismo lo ha deseado para mi porque el vive dentro de mi y ya esta dado

Responder

no lo lei este articulo de considencia el se?or me mando e llorado con este artculo me levanto en fe segire luchando por k hay una promesa de Dios para con su pueblo siempre que lleven su estatu 

Responder

Que Dios lo Bendiga, y que Dios lo  endiga mas!

Responder

Esta muy bonito el documento pero sobre la Inquisición, era un tribunal civil y era el que castigaba, el tribunal eclesiastico solo era intermediario y trataba de evitar el castigo , llevando a la conversion a esas personas. Solo en contadas ocasiones, el tribunal eclesiastico castigó.

Responder

GRACIAS POR LA ACLARACIÓN, ME VEO OBLIGADO A INVESTIGAR MAS SOBRE EL TEMA.

CORDIALMENTE

JORGE 

Responder

Por cultura racional me refiero a usar mi intelecto racional para explicarme la inmencidad de Dios....Es La "Inmensidad de Dios"


Bonito artículo felicitaciones...Saludos.

Responder

es agradable aber encontrado justo en este momento esta enseñamza escrita mesibe mucho y la aplicare para mi diario vivir grisias a untedes y Dios los bendiga 

Responder

ALEXANDER

QUE DIOS TE BENDIGA Y ME ALEGRO MUCHO QUE LO QUE HE ESCRITO TE SEA DE AYUDA. APLICA ESTE CONOCIMIENTO EN TU DIARIO VIVIR Y DIOS SE TE VA A MANIFESTAR DE DIFERENTES MANERAS. PUEDE SER EN UN SUEÑO, LUEGO DE HABER REZADO O EN ALGÚN EPISODIO DE TU VIDA.

UN ABRAZO

JORGE OPORTUS

Responder

FAVOR PIDO ORACIÓN, POR MI RELACIÓN DE PAREJA, ESTOS ÚLTIMOS MESES HEMOS PASADO POR MOMENTOS MUY DIFÍCILES Y DOLOROSOS, PERO A PESAR DE ELLO NUESTRO AMOR SIGUE VIVO, PERO LAS FUERZAS YA SE ACABAN, POR ESO TENGO LA CONFIANZA EN EL SEÑOR QUE NOS DARÁ SU BENDICIÓN Y PROTECCIÓN, PARA LOGRAR RENANCER NUEVAMENTE EN SU AMOR, EL ES NUESTRA ÚLTIMA ESPERANZA Y SUS ORACIONES SERÁN DE UN GRAN APOYO. MUCHISÍMAS GRACIAS

Responder

Holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Responder

keee pazaaa xaoraaaa 

Responder

ziiiiii oeeeeee 

y ke pazaa .i. 

Responder

.l...

Responder

AMEN HERMANAA

Responder

dios te vendijaaa joajaioajaojaoaj .i. 

Responder

prometo olvidarte keriendo todo a mi manera yo te entraje la vida entera y aora me toka de jarte kerer olvidarte .i. palos pa tooo los enamorao ojaoajaoaoajaoj 

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar